España: el difícil futuro de los call centers

españaSegún el informe realizado por la consultora filial de Crédito y Caución en base a los resultados de estas compañías en 2015, casi uno de cada cuatro call centers presentaba a cierre de dicho ejercicio “elevados riesgos de impago”. El estudio evidencia que más de 300 empresas, de las 500 estudiadas, cuentan con una calificación de riesgo bajo o moderado, según los autores, lo que demuestra grandes diferencias.

El estudio pone de evidencia que esta actividad está cimentada sobre una base de microempresas. Más del 51% de las sociedades con este negocio en España son consideradas de este tipo, es decir, con menos de 10 empleados. Casi el 75% de estas empresas tienen menos de 50 trabajadores y una facturación inferior a los 500 millones. Apenas el 10% del total son consideradas de tamaño grande, según Iberinform.

Esta atomización entre las empresas del sector se traduce en las cifras de negocio de los call centers en España. Según el estudio, la media se situó en los ocho millones de euros en 2015 una cifra por encima de los anteriores siete años.

Iberinform subraya que este tipo de empresas se mueven con unos márgenes muy ligeros. El resultado también se muestra en unas cotas no alcanzadas desde antes de 2008, cuando el sector comenzó a caer. Según el informe el beneficio medio fue de unos 240.000 euros. El sector entró en pérdidas en los años 2009, 2010 y 2012.

El estudio destaca además que el 93% de las empresas tiene cinco años y el resto tenían más de un año en 2015, lo que muestra que no se crean nuevas empresas en el sector. Iberinform señala que es una muestra de la madurez de un sector, donde no parece haber empresas que muestren interés por acceder a esta actividad.

El análisis señala que los plazos de pago medios en este sector son de 150 días. En este sentido, la nota de media de morosidad, siendo el 0 para las empresas más morosas, es de 5,2. Por ello, el estudio defiende que se trata de un sector con “un nivel de riesgo medio”.

Por otro lado, el informe revela que en España el sector de los call centers cuenta con “dos clusters claros de actividad”, ya que un 32% de los centros están ubicados en Madrid y un 29% en Barcelona. Por el contrario, seis provincias carecen de actividad sectorial.

Las provincias con peor rating de morosidad son Huelva, Guadalajara, Burgos y Ourense, que, sin embargo, son “poco significativas” en términos de actividad. En el caso de las dos ciudades con más call centers, Madrid presenta un rating (5,2) ligeramente superior al de Barcelona (5,1).

Más allá de los datos que se desprenden en este estudio que muestra que un importante número de empresas se encuentran en riesgo de impacto, el sector ha vivido unos últimos meses de alta conflictividad social. En noviembre diciembre, los trabajadores fueron a la huelga durante varias jornadas en rechazo del nuevo convenio laboral que planteaba la patronal. Según los sindicatos, aquel convenio contenía “recortes de derechos sociales y laborales”.

(Vía El País)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *